Published On: Wed, May 10th, 2017

Si tienes visión borrosa o te cuesta enfocar los objetos, deberías leer esto inmediatamente

La vista es uno de los sentidos más importantes de las personas. Gracias a nuestros ojos somos capaces de distinguir nuestro alrededor y mantenernos alejados de cualquier peligro.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 285 millones de personas tienen algún tipo de discapacidad visual. Además, las cuatro quintas partes de esas personas podrían haber prevenido o tratado la discapacidad.

La aparición de destellos de luz o sombras en la visión puede ser síntoma del desprendimiento de retina. Esta puede ser causada por la miopía, el daño en los ojos o ciertas enfermedades oculares como el glaucoma. El desprendimiento de retina puede ser tratado de forma rápida a través de la cirugía, pero si se ignora, puede conducir a la ceguera parcial o total.

La pérdida de visión es uno de los síntomas de la degeneración macular, que es una enfermedad ocular provocada por el daño en la mácula a causa del envejecimiento, el tabaquismo o los niveles altos de colesterol, entre otras cosas. La pérdida de visión en estos casos suele ser progresiva.

Aún así, la pérdida de visión también puede ser síntoma de un glaucoma, que se produce cuando el sistema de drenaje del ojo se tapa y el fluido intraocular no puede drenar. Al acumularse, causa un aumento de presión en el interior del ojo que daña al nervio óptico, provocando así la pérdida de visión.

La visión borrosa acompañada de brillos y pérdida de visión puede ser un indicador de cataratas, según afirma All about vision.

Las cataratas son la principal causa de pérdida de visión en las personas de más de 40 años y la principal causa de la ceguera en todo el mundo. Se produce cuando el cristalino de los ojos se vuelve opaco total o parcialmente.

Esto hace que la luz se disperse dentro del ojo y no se pueda enfocar en la retina, creando imágenes difusas. Puede afectar a uno o a ambos ojos y se pueden tratar mediante cirugía. Si se trata demasiado tarde, aumentan las probabilidades de sufrir complicaciones como el glaucoma.

Según Harvard Health Publications, señales de advertencia incluyen la dificultad para enfocar objetos que están cerca o lejos, ver las líneas rectas como onduladas, tener mayor sensibilidad de lo normal a la luz, el enrojecimiento de los ojos, la incapacidad de cerrar los párpados, el desarrollo de alguna protuberancia en los párpados, el lagrimeo excesivo, los ojos secos, el picor o la visión doble.

El riesgo de sufrir trastornos oculares se puede reducir teniendo un estilo de vida saludable y una nutrición adecuada.

Es muy importante que te sometas a exámenes oculares periódicamente, al menos una vez al año, y que acudas al médico si sufres alguno de los síntomas antes mencionados.

¿Crees que tienes algún problema de visión? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte este interesante artículo con todos tus amigos!

Fuente: Harvard Health Publications