Published On: Mon, May 8th, 2017

Prepara un antibiótico casero y mantén alejadas las infecciones

Un medicamento antibiótico es aquel cuyos compuestos activos tienen la capacidad de inhibir y destruir los gérmenes que atacan el cuerpo.

Desde su descubrimiento se volvieron imprescindibles en la medicina y, hoy en día, continúan vigentes como una de las mejores herramientas para controlar las infecciones de algunos patógenos dañinos.

Sin embargo, hay cierta controversia en torno a su uso regular, debido a que algunos de sus químicos ocasionan efectos adversos cuando se suministran de forma excesiva.

Además, algunos microorganismos han desarrollado resistencia a sus efectos, lo cual ha obligado a crear fórmulas más agresivas para su destrucción.

Lo que pocos se alcanzan a imaginar es que también hay ingredientes naturales con efectos similares que, al ser de origen vegetal, no implican reacciones negativas tras ingerirse.

Estas alternativas se pueden utilizar contra infecciones comunes, tales como las respiratorias o las que afectan las vías urinarias.

En esta ocasión queremos compartir una receta sencilla y de bajo costo con la cual podrás mantener alejadas estas afecciones.

¡Apunta!

Antibiótico casero de miel y cúrcuma para evitar las infecciones

La combinación de miel de abejas con cúrcuma es una antigua receta con propiedades antibióticas y antivirales que, tras ser ingerida, promueve el aumento de las respuestas inmunitarias del organismo.

Ambos ingredientes, 100% orgánicos, son útiles contra los síntomas de las infecciones ocasionadas por virus, bacterias y otros tipos de patógenos que enferman el cuerpo.

Aunque cada uno ejerce efectos positivos por sí solos, proponemos combinarlos en un solo remedio para potenciar todas sus cualidades.

Dado que muchos desconocen por qué son tan efectivos, a continuación resumimos sus principales propiedades.

Beneficios de la miel

Miel de abeja

La miel de abejas es una sustancia de sabor dulce que se ha destacado a lo largo de la historia por su alto valor nutricional y sus aplicaciones medicinales.

Rica en antioxidantes, vitaminas y aminoácidos esenciales, es un ingrediente antibiótico que ha hecho parte de cientos de remedios alternativos.

Sus propiedades antiinflamatorias y regenerativas contrarrestan los efectos negativos de los radicales libres sobre las células, refuerzan los tejidos y aumentan la presencia de anticuerpos.

Tanto a nivel interno como externo, frena el crecimiento de algunos tipos de bacterias, virus y hongos, por lo que facilita el tratamiento de ciertas infecciones.

Incluso, es uno de los mejores remedios contra la gripe y los resfriados, ya que favorece la expectoración y el despeje de las vías respiratorias.

Beneficios de la cúrcuma

Cúrcuma

La cúrcuma es una especia proveniente de la India, valorada desde hace miles de años por sus múltiples propiedades terapéuticas y culinarias.

Su compuesto activo, la curcumina, le confiere su color naranja característico y, a su vez, actúa como un antiinflamatorio, antibiótico y analgésico natural.

Esta sustancia controla los desequilibrios en los procesos inflamatorios de los tejidos, destruye las moléculas dañinas y crea una barrera protectora contra los patógenos que causan infecciones.

Y es que, aunque para algunos es desconocida, este condimento tiene más de 150 propiedades terapéuticas que son útiles en el tratamiento de muchas enfermedades.

¿Cómo preparar este antibiótico casero de miel y cúrcuma?

cúrcuma con miel

El antibiótico casero de miel y cúrcuma, conocido en muchas culturas como “miel dorada”, es un aliado natural de la salud por su capacidad para destruir varios tipos de bacterias y virus.

Muchos lo incorporan en sus dietas regulares como método para fortalecer el sistema inmunitario, aunque también sirve como remedio cuando ya se han desarrollado las infecciones.

Es importante elaborarlo con ingredientes de la mejor calidad, dado que son los que concentran el 100% de sus propiedades.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de miel de abejas orgánica (100 g)
  • 1 ½ cucharada de cúrcuma en polvo (15 g)

Utensilios

  • 1 frasco de vidrio con tapa
  • 1 cuchara de madera

Preparación

  • Vierte la miel de abejas orgánica en un frasco de vidrio y, en seguida, agrega la cúrcuma en polvo.
  • Remueve el producto con un utensilio de madera hasta que ambos ingredientes queden bien integrados.
  • Tapa bien el frasco y deja que se concentre toda la noche.

Modo de consumo

  • Toma una cucharada de este remedio todos los días, preferiblemente en ayunas.
  • Para facilitar su ingesta, agrégalo en media taza de agua tibia.
  • En caso de infecciones, consume el preparado hasta tres veces al día.

Contraindicaciones

  • Este remedio no debe ser suministrado en pacientes con cálculos en la vesícula o enfermedades del hígado.

¿Lista para aprovechar todos sus beneficios? Sigue los pasos de preparación y mantenlo siempre a mano para hacerle frente a las infecciones.