Published On: Fri, May 5th, 2017

Claves para conocer el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) y como combatirlo naturalmente

Muchas mujeres tienen un problema en su ciclo reproductor que se denomina Síndrome de los Ovarios Poliquísticos (en su forma abreviada: SOP).

Este constituye la señal de un mal funcionamiento hormonal y, como consecuencia, afecta a múltiples áreas. Se sabe que habitualmente confluye la influencia de numerosos factores (alimentación, grasa corporal, conflictos interiores, estrés, etc.), aunque se supone que las causas son diversas.

Anatomía de los ovarios

ovarios poliquisticos

Los ovarios son esos órganos pequeños, de forma oval y color perla, situados justo debajo de las trompas de Falopio, uno a cada lado del útero. Ellos son los encargados de producir los óvulos u ovocitos.

Cuando los andrógenos permanecen elevados el ciclo hormonal de la mujer no evoluciona y, al final, los niveles tienden a ser estáticos. Así, los ovarios contienen muchos quistes pequeños producidos en óvulos subdesarrollados. Como consecuencia, en la ecografía los ovarios pueden verse agrandados y con múltiples quistes pequeños bajo la superficie. De ahí que a este problema se le denomine síndrome de los ovarios poliquísticos.

El síndrome de ovarios poliquísticos

Este trastorno es una problemática que puede verse afectada por las emociones, los pensamientos, la alimentación y la propia historia vital.

Así, actualmente se sabe que no es una enfermedad, sino una señal de un desequilibrio fisiológico-hormonal. Del mismo modo, cabe destacar que, aunque hay unos cuantos casos congénitos, en realidad no hay causas hereditarias conocidas.

Por desgracia, la medicina ortodoxa no sabe explicar la razón o la forma en la que se produce este problema; sin embargo sí se sabe que está muy relacionado con el exceso de grasa corporal. De hecho, los datos indican que las mujeres con la cintura muy ancha en relación a las caderas (o sea, con forma de manzana) son más propensas a este tipo de disfunciones ováricas.

Otra posibilidad es que los problemas hormonales sean debidos a disfunciones hipotalámicas o a otros factores como el estrés emocional y otros conflictos psicológicos.

El principal problema de los ovarios poliquísticos

Los ovarios poliquísticos no producen óvulos y, por lo tanto, el cuerpo produce demasiados andrógenos. Como consecuencia, el ciclo menstrual de la mujer está inhibido u obstruido, por lo que las menstruaciones se cesan o se vuelven muy irregulares.

Es sabido que muchas veces la hiperproducción de andrógenos se debe a un nivel demasiado elevado de insulina en la circulación. Sabiendo esto, la pregunta inevitable es si el fallo puede estar en nuestra dieta.

La respuesta tiene una alta probabilidad de ser afirmativa si nuestra alimentación contiene una gran cantidad de productos refinados. En este caso, además de la hiperproducción de andrógenos, tendremos mayor riesgo de obesidad, diabetes, hirsutismo (excesivo vello facial) y enfermedades cardíacas.

Por otro lado, la hormona del estrés (el cortisol) también tiene el poder de aumentar la cantidad de insulina en sangre y, como consecuencia, potenciar la producción de andrógenos.

3 infusiones para tratar los ovarios poliquísticos

1. Canela

La Columbia University ha realizado una investigación en la que ha quedado probado que la canela puede aumentar la regularidad del ciclo en las mujeres que tienen el síndrome del ovario poliquístico y que además mejora considerablemente la dolencia.

Para sacar partido de la canela en el tratamiento, será suficiente con mezclar dos cucharadas en agua templada y beber la mezcla una vez al día.

2. Té de menta

El té con menta ha sido mencionado en la revista Phytotherapy Research como uno de los más eficaces remedios para luchar contra el ovario poliquístico. Su valía está en los componentes que ayudan a mantener bajo control las hormonas masculinas y hacen que la dolencia remita.

Para sacar partido de este remedio natural solo tienes que hacer té verde y añadir hojas de menta. Puedes beberlo a diario, ya que además será positivo para conseguir estar relajada.

3. Vinagre de sidra

Es uno de los mejores aliados para mantener los niveles de presión sanguínea, y también para combatir esta enfermedad ginecológica, ya que es capaz de frenar a tu organismo de la producción de demasiada insulina.

Para sacar partido de él, has de mezclarlo con agua en una disolución de dos cucharadas por vaso y beberlo justo antes de las comidas de forma diaria.

Fuente e imágenes: Mejor con Salud