Published On: Tue, May 9th, 2017

Aprende a tratar el hígado graso desde el desayuno

El hígado graso es la dolencia hepática más común entre nuestra población. Si la sufres tú, o alguno de tus familiares más cercanos, sabrás sin duda que, a partir de ahora, es vital que mejores tus hábitos de vida y, sobre todo, tu alimentación. Con algo de esfuerzo y unos complementos nutricionales adecuados, podremos aliviar esa inflamación y disminuir el índice de grasa en el hígado.

El esfuerzo merece la pena, ganaremos en salud y en calidad de vida, y un modo de conseguirlo es empezando ya desde nuestro desayuno, conociendo las opciones más adecuadas. ¿Te lo vas a perder?

Beneficios de tratar el hígado graso desde el desayuno

Higado graso

¿Por qué un desayuno adecuado puede ayudarnos a tratar el hígado graso?  Bien, para empezar hemos de tener en cuenta que el hígado graso o “esteatosis hepática” es una enfermedad en la cual se acumulan los ácidos grasos y los triglicéridos en nuestro hígado, alterando la función de sus células e inflamándolas.

A pesar de ser una patología benigna, si no lo tratamos adecuadamente y conseguimos revertir este proceso, puede perfectamente derivar en enfermedades más graves. No se trata únicamente de mejorar nuestra alimentación, sino también de “concienciarnos”, de cambiar en ocasiones de forma de vida y empezar a mejorar ya desde el desayuno, puesto que nos va a ayudar enormemente. Te explicamos por qué.

Nuestro desayuno va a cumplir tres funciones:

  • Depurar: Nuestra primera función consistirá en depurar el hígado de todas esas toxinas que lo saturan, de esos lípidos y ácidos grasos que alteran sus funciones básicas y que lo inflaman.
  • Fortalecer: Una de las propiedades más maravillosas de nuestro hígado es que tiene la capacidad de regenerarse. Es capaz de crear células y tejidos nuevos, sanos y fuertes, siempre y cuando lo ayudemos. ¿Sabes cómo podemos conseguirlo? Aportándole antioxidantes, proteínas adecuadas y minerales que le permitan sintetizar enzimas con las cuales regenerarse.
  • Protegerlo: El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo y, a la vez, uno de los más frágiles y sensibles a una alimentación incorrecta o a unos hábitos de vida poco saludables. Las grasas, los tóxicos presentes en los alimentos, en algunos medicamentos, en el tabaco o en alcohol, acaban por enfermarlo. Sin embargo, con una alimentación y unos complementos adecuados, podemos fortalecerlo para conseguir que la esteatosis hepática revierta.

Infusiones depurativas para tu desayuno

Alcachofas

Si te han diagnosticado a ti o a algún familiar esta patología, no debes alarmarte ni perder la calma. Tal y como te hemos indicado antes, es una enfermedad que se puede tratar, siempre y cuando tomemos las medidas adecuadas. Acepta que la alimentación que has seguido hasta ahora es incorrecta y dañina y que, por tanto, si deseas mejorar y encontrarte mejor, hay que hacer cambios “drásticos”.

Para conseguirlo, es necesario que empecemos nuestros desayunos con infusiones, puesto que son magníficas para depurar, proteger y fortalecer nuestro hígado. Deberemos tomarlas siempre en ayunas, nada más levantarnos. Te damos 3 opciones, para que cada día te prepares aquella que más te guste. Toma nota:

1. Infusión depurativa y protectora de alcachofa

Ingredientes

  • 2 alcachofas
  • Un litro de agua
  • El jugo de un limón

Preparación

  • Lo primero que haremos será poner a calentar ese litro de agua, añadiendo, seguidamente, las dos alcachofas. Deberás cocerlas hasta que queden blanditas, para después, quedarte con el agua resultante, la cual es increíblemente medicinal para tratar el hígado graso.
  • Lleva el agua a una botella de cristal y añádele el jugo de un limón. Beberemos esta agua de alcachofas a lo largo de todo el día. El primer vaso lo tomaremos en ayunas, nada más levantarnos. ¡Muy fácil!

2. Infusión depurativa y protectora de diente de león

Ingredientes

  • 20 g de diente de león seco
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 20 g de la corteza de un limón

Preparación

  • Empezaremos calentando el agua. Una vez llegue a ebullición, añade el diente de león seco y los 20 gramos de la corteza del limón. Permite que se haga la cocción a lo largo de 15 minutos, para después, dejar que repose otros 10. Cuela todo el contenido y bébelo caliente y poco a poco.

3. Infusión depurativa y protectora de cardo mariano

Ingredientes

  • 20 g de cardo mariano listo para infusión (puedes encontrarlo en herboristerías y farmacias)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • Tan sencillo como rápido. Solo tenemos que calentar el agua y, una vez llegue a ebullición, añadir esa bolsita de cardo mariano ya listo para infusión que suelen vender en las herboristerías. Permite que repose, cuela el contenido y bebe en ayunas.

Las mejores alimenticias opciones para tu desayuno

1. La fibra, básica en tu día a día

  • Un tazón de avena.
  • Una rebanada de pan de centeno untado con aceite de oliva.
  • Cereales de maíz natural, sin azúcar.

2. Ácidos grasos Omega 3, protectores del hígado

  • La yema del huevo.
  • El aceite de lino (linaza).
  • Las semillas de lino.
  • Las semillas de chía.
  • Las semillas de salvia.
  • Las nueces y las avellanas.

3. Frutas que te ayudarán a limpiar y fortalecer el hígado

  • Naranjas.
  • Limones.
  • Peras.
  • Kiwis.
  • Piña.

Para terminar, recordarte que en tu desayuno siempre puedes incluir una taza de café, el cual, como sabes, es un excelente protector para nuestro hígado.

Recomendamos consultar con un médico antes de realizar cualquier tratamiento natural